Asiago

Más al norte de Vicenza hay la meseta de Asiago, un mundo suspendido a medio camino entre el Véneto y el Trentino Alto Adige, que, precisamente por su posición fronteriza, asumió un papel de primera importancia durante la Primera Guerra Mundial.

El recuerdo de las muchas vidas jóvenes rotas sigue vivo en el Santuario erigido en la colina de Leiten, un arco de triunfo que parece vigilar el pueblo de montaña. El centro histórico de la ciudad fue reconstruido casi por completo en la década de 1920 y hoy en día atrae a muchos turistas de toda la región del Véneto y de las regiones circundantes. Quienes prefieran realizar algunas excursiones a gran altitud pueden visitar algunos fuertes recientemente recuperados en el marco del proyecto «Ecomuseo de la Gran Guerra».

monte Corno

forte Campolongo

Menú