VENECIA Y LA FIESTA DE LA SENSA

La historia centenaria de Venecia siempre ha estado marcada por una serie de fiestas y tradiciones populares.

Uno de ellos, quizás el más querido, es la Fiesta de la Sensa, que en dialecto veneciano significa Ascensión.

Día de la Ascensión

¿Pero cuándo es la Ascensión?

Al tratarse de un día festivo móvil ligado a la Pascua, cada año cae en un día diferente.

Según la Iglesia Católica, después de la resurrección, Jesús permaneció en la Tierra y se apareció a sus discípulos señalándoles la venida del Reino de Dios.

Sólo en el cuadragésimo día Jesús ascendió al cielo, por lo que la Ascensión se celebra en el cuadragésimo día después de la Pascua.

Ascensión de Giotto, Capilla Scrovegni (PD)

La Ascensión en Venecia

¿Qué tiene que ver esta fiesta católica con Venecia?

La historia nos dice que esta fiesta trae particular buena fortuna a la Serenissima.

Fue el 9 de mayo del año 1000, día de la Ascensión, cuando el Dux Pedro II Orseolo partió hacia Dalmacia para salvar a la población amenazada por los eslavos.

La fecha se convirtió en emblemática en poco tiempo, porque la llegada de los venecianos marcó el inicio de la expansión veneciana en el Adriático.

La institución de la Boda con el Mar se remonta a este período.

¿De qué se trata?

Sigue leyendo y lo descubrirás…

La Boda con el Mar

El rito tiene sus raíces en la antigüedad.

El mismo Herodoto cuenta del costumbre establecido entre los griegos de arrojar un anillo de oro al mar para apaciguar la ira de los dioses.

Según lo que Parece, por lo tanto, la celebración veneciana deriva de un antiguo rito pagano legitimado por el cristianismo.

La ocasión del paso de lo profano a lo sagrado se ofreció el 29 de mayo de 1176, cuando la coalición encabezada por el Papa Alejandro III derrotó al emperador Federico Barbarroja en Legnano.

Era el Día de la Ascensión.

Venecia acogió al Papa en ciudad y éste, agradecido por la solidaridad de los venecianos, habría dado a la ceremonia de la boda con el mar un carácter sagrado.

Siempre en Venecia, además, se firmó un acuerdo de paz que pondría fin a la lucha secular entre el imperio y el papado.

A partir de ese momento, la ceremonia se hizo cada vez más envolvente y sentida por los venecianos.

Regreso del Bucintoro al Palacio Ducal después de la boda del mar, Canaletto

Pero, ¿cómo se desarroaba?

Obviamente por mar, con toda la ciudad llamada a reunirse para seguir en procesión al Bucintoro, la preciosa barca del Dux que salía de la cuenca de San Marcos para llegar a las bocas del Lido.

Aquí, ante la mirada admirada de ciudadanos y embajadores, el Dux rociaba un anillo de oro con agua bendita y pronunciaba solemnemente una frase ritual:

Desponsamus te mare, in signum veri perpetique dominique

O sea:

Nos casamos contigo, oh mar, como signo de dominio verdadero y perpetuo.

Entonces el Dux dejaba caer el anillo al mar.

Venecia y el mar estarían unidos para siempre.

La Fiesta de la Sensa 2019

A lo largo de los siglos, el Bucintoro se modernizó y se hizo cada vez más precioso hasta la llegada de Napoleón y la caída de la Serenissima en 1797.

Sus partes de oro fueron fundidas, el resto destruidas.

En el Arsenal de Venecia se puede admirar una reconstrucción a pequeña escala.

Desde 1965 la Festa della Sensa ha sido restaurada y cada año ofrece un panorama rico de iniciativas que incluyen regatas competitivas, el festival en el Forte di S. Andrea, el mercado Sensa en S. Nicolò y mucho más.

Este año las celebraciones caen en el primer fin de semana de junio.

Toda la información en el siguiente enlace:

Fiesta del la Sensa 2019

¿Te gustó el artículo?

Como siempre, espero con interés sus comentarios a continuación.

Nos vemos la próxima vez!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú